La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró hoy en el Congreso que "no hará falta tocar" las retribuciones de los funcionarios para reducir los gastos de personal para cumplir los objetivos del plan de austeridad aprobado por el Gobierno a finales de enero, que limita la tasa de reposición de efectivos al 10% y reduce los costes de personal en un 4% hasta 2013.  Durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados, De la Vega, afirmó que el Gobierno mantendrá el "poder adquisitivo" de los empleados públicos y aseguró que hay varias opciones para cumplir los objetivos. En este sentido, apuntó que si no se cubren las vacantes por jubilación hasta 2013, los gastos de personal se reducirían "cera de un 5%".