Los grandes bancos españoles podrían sufrir seriamente las consecuencias de la rebaja de calidad crediticia de Francia o un posible recorte del rating de Alemania, ya que están cargados de deuda de estas potencias europeas.


Además, no sólo aumenta el riesgo de la deuda soberana española, gala y germana que BBVA y Santander tienen en sus bolsillos, no hay que olvidar que han prestado a las administraciones públicas locales (ayuntamientos y CCAA) y que ahora están viendo que puede que no cobren el 100%.

Para colmo, las provisiones excepcionales que desde Europa y desde el propio Gobierno español les exigirán supondrán un esfuerzo añadido, mientras luchan contra el estancamiento global que merma sus balances. ¿Está suficientemente descontado esto en el mercado o veremos caer a estos valores?

Si desea conocer la opinión de la comunidad de Estrategias de inversión pinche AQUÍ.