Una filial del grupo francés de alimentación Danone SA ha retirado los yogures de fruta en mal estado de los supermercados de Rumania, después de sospechar que podrían estar contaminados con una dioxina, según afirmó hoy la compañía. La empresa señaló que la administración regional de salud pública de alimentos comprobó el pasado 17 de agosto el producto, y, tras su verificación, los yogures fueron confiscados en un depósito de la compañía. Los yogures, que habían sido fabricados recientemente y debían de consumirse antes del 11 de septiembre, contenían un agente espesante y estabilizador que pueden haber sido contaminados con la dioxina. Las muestras fueron enviadas a un laboratorio de alimentos en Budapest (Hungría) para ser analizadas.