La compañía industrial estadounidense recortará su plantilla en 3.300 empleos, por encima de los 2.300 previstos el pasado mes de abril. Los costes de reestructuración alcanzarán así los 250 millones de dólares anuales.