El consorcio automovilístico alemán Daimler pagará a mediados de año 700 millones de dólares (555 millones de euros) al Gobierno de Estados Unidos en concepto de impuestos por diferentes contratos de arrendamiento establecidos entre 1995 y 2000, informó hoy una portavoz de la compañía. La portavoz del grupo alemán señaló que este importe se encuentra recogido en la cuenta de resultados correspondiente a 2008, por lo que no tendrá repercusión sobre el beneficio de 2009. Daimler, con el fin de compensar la pérdida de liquidez derivada de este pago, tiene intención de vender un parte de su cartera en la empresa de 'leasing' Capital Services.