Los países más endeudados de Europa encararán una mayor competencia conforme la región empiece a emitir nueva deuda para financiar el paquete de rescate de Irlanda.
El Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (EFSM) y el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF) captarán hasta 34.100 millones de euros para Irlanda en 2011, dijo el 21 de diciembre la Comisión Europea.

Los países periféricos también competirán por bonos de máxima calidad crediticia, como los de Alemania y Francia, que reciben una calificación de AAA y planean vender deuda por un monto combinado de 486.000 millones de euros el año próximo. Las necesidades de financiación de España ascienden a 90.000 millones de euros y Portugal podría requerir 19.000 millones de euros, según estudios realizados por Crédit Agricole SA. “El efecto de salida masiva es un problema grande para España, ya que tienen que recurrir al mercado muy pronto y tienen mucho por hacer”, dijo Orlando Green, director asistente de estrategia de mercados de capital para Crédit Agricole Corporate & Investment Bank en Londres. “Las condiciones de financiación serán duras hasta que haya más certidumbre en términos de apoyo para los gobiernos soberanos en problemas”.

Además, los líderes de la Unión Europea tampoco lograron acordar la ampliación del fondo de emergencia temporal dotado de 750.000 millones de euros del cual EFSM y EFSF forman el pilar principal.