Realmente el título es “Crónica de una muerte anunciada”, novela en la que se relata un crimen escrito desde el punto de vista de un testigo de lo sucedido. Pero es que, lo del IBEX no es una muerte sino un tropiezo. Bien es cierto que en la fecha de publicación de la novela (1981), el IBEX no había nacido aún, de manera que Gabriel García Márquez podría pensar que no tiene nada que ver su afamada obra con nuestro índice.

Evidentemente, Santiago Nasar (protagonista inconsciente de la obra) no cotiza en Bolsa, pero si lo hiciera, sería carne de cañón para los cortos, ya que todo el mundo sabía, menos él, que iba a caer. Y eso sí que tiene que ver con la historia del pequeño pueblo colombiano.

El 1-11-12, la CNMV prohibió el incremento de posiciones cortas en el mercado español y el pasado Jueves hacía oficial que se levantaba dicha prohibición al considerarse que “han desaparecido las circunstancias que motivaban su implantación”.
No pasó tanto tiempo desde que los hermanos Vicario anunciaron que iban a matar al protagonista hasta que, tras varios intentos lo consiguieron en la puerta de su casa. Sin embargo, el honor en aquella época es semejante a la búsqueda de la eterna rentabilidad en estos días, y por lo visto, había que hacerlo….

Así como el día en el que se anunció la prohibición de cortos el mercado subió, el Jueves el mercado ya descontaba el levantamiento de la prohibición y cedía, siendo el Viernes cuando se caía del todo. En honor a la verdad la caída ha sido mayor que aquella subida, porque como suele ser normal, al subir manda la prudencia y al bajar el miedo se proclama dictador. Pero los hechos no deben cegarnos como a los hermanos protagonistas. De acuerdo en que el honor de la familia quedaba manchado, pero de ahí a asesinar a alguien… Esto igual, se ha caído sí, pero la tendencia alcista sigue intacta.

Desde www.tdetrading.com hemos comentado en numerosos análisis que siempre que un valor o un índice rompe una resistencia al alza (en este caso), es normal que se vuelva a testar lo que fue resistencia y hoy debería servir de soporte. Si además le añadimos que hay barra libre de posiciones bajistas, estaba más claro que el crimen de los hermanos Vicario.

No obstante, y a pesar de la caída de Jueves y Viernes sobretodo, el índice ha ido a tocar la directriz de tendencia bajista de medio plazo que se rompió y ha cerrado justo ahí. En intradía cayó más, cruzó la línea pero el hecho de que finalmente subiera hasta la “barrera” azul nos da confianza en que el soporte es bueno y aguantará. De hecho la vela del día ha sido una “peonza”. Este tipo de velas, de cuerpo pequeño y largas sombras, indica la indecisión del mercado, nos dice que, durante la sesión las fuerzas de alcistas y bajistas han cedido su mandato sin descanso. Una vela que representa pura especulación y que, dado el momento del IBEX en el que estamos, debería resolverse la semana próxima en una victoria por parte de los alcistas.



Por mucho que Santiago Nasar haya muerto o que esté limpio ya el honor de la familia Vicario, lo que es cierto es que, así como la vida de pequeño pueblo no tiene mayores cambios, el IBEX, bajo mi punto de vista, tampoco. Y me refiero a que, a pesar del retroceso y a que ha ido a tocar la parte alta del canal, como hemos visto, la tendencia a la baja de medio plazo está rota.

Ya sea por el doble suelo de Agosto de 2012, activado y confirmado. Ya sea por el triángulo de continuación alcista (activado y pendiente de cumplirse en los 9113 puntos), el IBEX tiene ganas de despertar y tenemos que estar atentos. Esta caída no es más que un descanso, desde Agosto ha subido más de un 40%....
Debemos tener en cuenta que, tal y como se ve en el gráfico, tenemos activado un segundo impulso alcista con objetivo en los 9468. El último retroceso de este impulso, coincide al tick con la directriz azul, clave en este momento. De caer en cierres dos días consecutivos lo más probable es que siguiera cayendo a la zona de 7500 puntos, soporte crítico.
Como epílogo una curiosidad: este libro se escribió después de otra novela de éxito Cien años de Soledad (1967) y la verdad, es que cien no, pero después de lo solo que ha estado el mercado español viendo cómo los demás subían, ya es hora de que nuestro IBEX despierte.

Vamos por lo menos a soñar con que este Nobel (1982) por lo visto con carácter premonitorio en los mercados, también escribió otra obra titulada Un día de estos (1962).