La entidad bancaria helvética Credit Suisse se mantendrá en los números negros en el tercer trimestre del año a pesar de la crisis hipotecaria en Estados Unidos, aunque reducirá en un 20% su beneficio neto. A la espera de los resultados definitivos, el segundo mayor banco suizo avanzó hoy que su rentabilidad entre julio y septiembre se situará en torno a los 1.300 millones de francos (8.125 millones de euros), lo que supondría un 20% menos respecto al mismo periodo del año anterior.
En un comunicado de prensa difundido hoy, Credit Suisse asegura que con la suma de los resultados de los tres trimestres del año logrará un beneficio récord. Los resultados en detalle serán publicados el próximo 1 de noviembre