Credit Agricole, el tercer banco francés por capitalización, ganó 201 millones de euros en el segundo trimestre, el doble que en el mismo periodo del año pasado y más de lo que esperaban los analistas (122 millones). Esta mejora se debe a las menores pérdidas en la división de banca de inversión.