El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha defendido hoy que la formación "es una pieza clave" para conseguir que los parados encuentren trabajo en nuevos sectores emergentes, después del freno de la construcción, que ha dejado muchos desocupados con trabajos no cualificados. El titular de Trabajo e Inmigración, que hoy se ha reunido con un centenar de empresarios de Terrassa, ha recordado que en España en 2006 se construían alrededor de 800.000 viviendas al año, mientras que la demanda ronda las 400.000 ó 450.000, casi la mitad de las que se edificaban. Esta situación absorbía muchos trabajadores, muchos de ellos no cualificados, por lo que la frenada del sector ha supuesto la destrucción de alrededor de 2,5 millones de puestos de trabajo.