Los contratos a futuro del oro extendían sus alzas a máximos récord el miércoles por la mañana, al ubicarse por sobre los 1.150 dólares la onza, a medida que el dólar se debilitaba.