Lejos de tranquilizar a bancos y constructoras, la decisión del Banco Central Europeo de mantener los tipos de interés, parece incrementar los miedos de los inversores sobre el alcance de la crisis crediticia. Ambos sectores, principales expuestos al conflicto del mercado hipotecario, no han reaccionado a la decisión de Jean Claude Trichet y, ante la atónita mirada de los analistas, se mueven en terreno negativo. Sin embargo, las apuestas en ambos sectores no están agotadas.
Un día después de que Jean Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo haya decidido mantener el tipo del precio del dinero en el 4%, el miedo sigue presente. Aunque las recientes inyecciones de liquidez de los bancos centrales y la decisión de Trichet sirvieron como anestesia de los mercados, “el miedo sigue ahí” asegura Ana Rafels, analista de Bolsacash. La dificultad que existe para conocer el alcance real de la crisis ha provocado una desconfianza entre los inversores que se ha traducido en ventas en todas las plazas del viejo continente. Crisis bancaria Ventas que precisamente tienen al sector bancario y constructor como protagonista. En primer lugar, los bancos. Las entidades financieras han sido el principal foco de atención de los inversores. “La importante crisis de confianza que vive todo el sistema financiero no se verá recuperada hasta que no se vean los efectos reales de la liquidez del sistema” advierte Alberto Espelosín, analista de Ibercaja Gestión. Las ventas más pronunciadas de la sesión son para Bankinter que cede más del 4.20%. Se suben al podio de los números rojos Banco Popular y Banesto que superan el 2.30% de penalización. En momentos de volatilidad del mercado, los dos grandes bancos han sido principales “valores refugio” recomendados por los analistas. Incluso Espelosín considera que “en torno a los 16 euros BBVA puede ser interesante, porque “quizás pueda comenzar a ser objeto de una operación corporativa”. Los títulos de BBVA superan el 1% de caída mientras que Santander se enfrenta al 2% de retroceso. El derrumbe de las constructoras Si se busca un protagonista de las caídas durante el año, ahí está el sector de la construcción. Desde que el pasado 18 de abril Astroc sufriera su primer susto bursátil, las compañías mas dañadas del parqué han sido las constructoras. Su “exposición” al sector inmobiliario, justificaron en un primer momento estos descensos. Algo que posteriormente desmintieron los analistas por considerar que el negocio principal de estas compañías está algo distante del puramente inmobiliario. Un claro ejemplo de ello es ACS, que se anota un 2.30% de pérdidas “a pesar de ser una constructora muy bien diversificada y sin existir ninguna racionalidad en su caída”, advierte Leonardo Lara, gestor de fondos de Metagestión. Los expertos coinciden en que el sector todavía “tiene margen de caída” tal y como asegura Xavier Cebrián, analista de Gaesco quien recomienda “deshacer posiciones”. La misma opinión tiene Espelosín que considera que “el sector tiene que pasar un periodo de maduración”, aunque cree que –en este momento- algunas compañías como Ferrovial, en la zona de 56-58 euros, pueden ser una oportunidad interesante. Ferrovial se anota un 1.95% de caída. Paula Gonzalez Escalada, analista de Selftrade confirma que dentro del selectivo hay apuestas más atractivas como “Ferrovial o FCC porque han sido muy penalizadas y mantienen un fuerte potencial de revalorización”.