Los miembros del consejo de administración de Sol Meliá percibieron el pasado año 2,052 millones de euros en concepto de remuneración, lo que representa un incremento del 21,6% respecto a los 1,609 millones de euros contabilizados en el ejercicio anterior.
Sin embargo, la relación entre la retribución de los consejeros y el beneficio atribuido de la hotelera cayó desde el 1,760% en 2005 al 1,260% en 2006, según datos recogidos por Europa Press del Informe Anual de Gobierno Corporativo enviado hoy por la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Del total percibido por los 12 consejeros de Sol Meliá durante el pasado año, 1,851 millones corresponden a pagos por pertenencia a la compañía, 55.000 euros a primas de seguros de vida y el resto, 201 millones de euros, se repartió entre los miembros del consejo por pertenecer a otros máximos órganos de dirección de sociedades del grupo. La retribución fija de los consejeros de la empresa presidida por Gabriel Escarrer se elevó en 2006 a 1,323 millones de euros, frente a los 843.000 euros que percibieron el año anterior, mientras que las dietas ascendieron a 528.000 euros, a un nivel similar que los 511.000 euros de 2005. Los consejeros ejecutivos de Sol Meliá percibieron el pasado año 1,659 millones de euros como remuneración total, un 26,1% más, en tanto que la retribución de los consejeros externos independientes se situó en 231.000 euros, sin apenas variación, y la de los externos dominicales alcanzó los 162.000 euros en 2006, también en niveles similares respecto a 2005.