Las Cortes Generales han adjudicado al Banco Santander la prestación de servicios bancarios en el Congreso y el Senado, después de años con el BBVA en sus dependencias. Las Cámaras habían definido un pliego de condiciones para la prestación de los servicios bancarios necesarios para la gestión ordinaria derivada de la ejecución presupuestaria de las Cortes, el Congreso y el Senado. Esos servicios, que se adjudican por tres años prorrogables por otros tres, incluyen la apertura de tres cuentas corrientes principales y de sendas oficinas institucionales en el Congreso y en el Senado.