El Consejo de la Comisión Nacional de la Competencia, CNC, considera que no ha resultado acreditado que existiera concertación entre Telefónica Móviles -filial de Telefónica-, Vodafone España -unidad de Vodafone Group - y France Telecom España Orange cuando modificaron sus tarifas para móviles en 2007 en respuesta a la ley que prohibió el redondeo, dijo el lunes el organismo.
En diciembre de 2008 la CNC hizo llegar a las partes su propuesta de resolución en la que planteaba sancionar a Telefónica y exonerar de culpa a Vodafone y a Orange, según informó entonces la asociación de consumidores CEACCU. No obstante, el Consejo de la Comisión Nacional de la Competencia, en la resolución con la que culmina el expediente ha decidido finalmente que no se ha podido demostrar que Telefónica anunciara sus tarifas con una antelación y unos procedimientos anormales.

También considera relevante que el anuncio de Telefónica hizo que sus competidores Vodafone y Orange, fijaran unas tarifas de establecimiento más bajas que las que tenían previstas.

La resolución del Consejo de la CNC, afirma que no se puede concluir que los hechos observados sean consecuencia de una colusión o acuerdo entre competidores para perjudicar a terceros, dijo el organismo. Aunque la Dirección de Investigación de la CNC entendía que había existido concertación, el Consejo del organismo ha concluido que esa supuesta práctica no se ha podido demostrar.

En marzo de 2007, tras la entrada en vigor a finales de 2006 de la Ley de Mejora de la Protección de los Consumidores y Usuarios, que prohibió el redondeo, las tres operadoras cambiaron su forma de tarifas por minutos a segundos, con distintas ofertas, y las tres aumentaron el coste de establecimiento de llamada desde los 0,12 a los 15 céntimos. Asociaciones de consumidores denunciaron las nuevas tarifas por considerar que las tres operadoras habían concertado sus precios.

La dirección de la investigación de la CNC tras diligencias previas abrió un expediente sancionador por considerar que las tres operadoras incurrieron en una práctica concertada prohibida por el artículo 1 de la ley 15/2007, consistente en el anuncio por Movistar de sus nuevas tarifas a aplicar con antelación suficiente para que Orange y Vodafone pudieran imitarlas.