A veces pasa que por muy cansado o débil que estemos, después de dormir mucho tiempo, sea por aburrimiento o porque alguien nos despierta, nos acabamos levantando.
El problema empieza cuando sabemos que es por enfermedad o pereza, nos dejamos caer en el sofá porque… sí, sin más. No podemos recuperarnos aunque queramos. Necesitamos algo más.

Lo primero es poner de nuestra parte para ponernos bien, actitud, ganas y por supuesto algo de Draghi 600, una medicina que levanta a cualquiera.

Esto es lo que pasa con los gemelos, BBVA y Santander. Ambos han tenido siempre, y ahora más que nunca, una correlación prácticamente igual a 1. Es decir, como los niños pequeños, “culo veo, culo quiero”, que subes, subo; que recortas, recorto…

En este primer gráfico vemos superpuestas las evoluciones de ambos desde los mínimos de Marzo 2009. Desde entonces, vemos que, el hermano mayor, BSCH de negro y la cotización a la derecha, tiene un comportamiento paralelo al de su hermano pequeño de azul con reflejo de su precio en la izquierda.



En el corto plazo, pasando ya, aparentemente, la enfermedad, se levanta un hermano y el otro quiere ir a jugar con él. BBVA, después de pasar, como todos, un mal par de años en la familia financiera, a partir de Junio parece que la actitud cambia y empiezan a dibujar un canal lateral que, por lo menos paraba la sangría. Dicho canal tiene suelos marcados antes de entrar en Junio y Agosto tocando los techos en Julio y a mediados d
e Agosto. A partir de aquí, vemos como la cotización rompe la línea de canal (dibujado en verde), y a pesar de un pequeño throwback, toca los niveles que habían sido resistencia (ahora soporte) en los 6,56€ aprox. y vuelven a subir separándose del canal definitivamente roto.

Esos 6,56€ es el nivel de ruptura del canal, y dado que tiene una anchura de 1,24€, el objetivo alcista de corto plazo es de 6,90€ por lo que con respecto al cierre del pasado Viernes 7-9-12 tenemos una revalorización posible en BBVA de un 6%.




El hermano mayor, BSCH, tiene un comportamiento gemelo. En su caso, después de la caída comentada en el corto plazo, también antes de comenzar Junio y Agosto, es cuando tiene sus peores momentos con sendos mínimos pero tanto a mediados de Junio como a mediados de Julio parece que mejoraba con máximos de 5,16€.. Es a partir de Agosto cuando parece que rompe el canal, de 1,17€ de anchura y se proyecta objetivo hasta los 6,32€. En este caso el porcentaje a ganar desde el cierre del Viernes pasado hasta objetivo es de un 4%.



Como todos los hermanos, y más gemelos como dos gotas de agua, hay aspectos en común. En este caso, se dan varias características exactas;

• Antes de romper al alza el canal, la cotización superaba la MM30 sesiones ponderada y ésta la MM200 sesiones. La de corto plazo (línea verde) y la de largo plazo (roja), tienen un comportamiento paralelo en todo el histórico. Esto apoya las subidas, marca tendencia alcista a corto.

• Tardan “segundos” en reaccionar a las acciones del otro. Como buenos hermanos sólo quieren la pelota cuando el otro la quiere aunque no vayan a jugar con ella. Siempre que uno sube, el otro le sigue con inmediatez aplastante.

• Ambos superan a la vez, la directriz bajista dibujada en rojo desde hace años.

• En ambos casos el volumen confirma la tendencia, más bien el cambio a corto de bajista a alcista, reflejando el interés de los inversores por los títulos, siendo mayor en las velas blancas que en las negras.

A pesar de que era un poco tarde para tomar Dragui 600, la medicina ha llegado y a partir de aquí si uno no quiere levantarse es porque no quiere. Así que, posiblemente en el corto plazo mejorarán hasta los objetivos marcados, pero si no ponen de su parte no empezarán a corretear y darnos alegrías a todos los que nos preocupamos por los “chiquiticos”.