El banco alemán Commerzbank terminó el primer semestre del año con un beneficio atribuido de 1.060 millones de euros, frente a las pérdidas de 1.625 millones del mismo periodo de 2009, mientras que el Estado mantiene su participación minoritaria en la entidad.
Asimismo, la entidad germana logró una significativa mejora en la partida destinada a provisionar riesgos de crédito, que disminuyó un 30%, hasta 1.283 millones de euros.

En concreto, en el segundo trimestre del año Commerzbank ganó 352 millones de euros, frente a las pérdidas de 761 millones del año anterior, mientras que las provisiones entre abril y junio sumaron 639 millones, frente a los 993 millones del mismo periodo de 2009.

De este modo, el presidente de Commerzbank, Martin Blessing, destacó que la entidad, de acuerdo con su estrategia para 2012, continúa reduciendo su exposición al risgo aún a costa de perder rentabilidad a corto plazo.

"Esta política se cobra un peaje sobre los beneficios, pero la estabilidad es más importante que maximizar las ganancias a corto plazo", dijo Blessing.

"Siempre hemos afirmado que seríamos rentables en 2011 como muy tarde. Sobre la base de los resultados de los seis primeros meses del año asumimos que con los mercados estables concluiremos 2010 con beneficios", auguró.