El segundo banco alemán anunció hoy haber registrado en 2008 unas pérdidas netas de 6.600 millones de euros (9.000 millones de dólares).