La Comisión Europea redujo el lunes sus previsiones de crecimiento del Producto Interior Bruto para España este año y el próximo, ya que advirtió de los síntomas de descenso del consumo privado y la inversión ante el endurecimiento de las condiciones crediticias. En un informe sobre las economías de la Unión Europea, la comisión recortó su previsión de PIB en España en 2008 del 2,7% al 2,2%, y la de 2009 del 2,3% al 1,8%. En 2007, el PIB español creció un 3,8%. La comisión indicó que la elevada tasa de crecimiento en España el año pasado "esconde un menguante perfil trimestral" que sigue vigente en lo que va de año. También destacó la contracción del sector inmobiliario como factor de desaceleración del crecimiento en el país.