Colonial pedirá autorización a la junta extraordinaria convocada para el próximo 18 de diciembre para realizar eventualmente dos emisiones distintas de deuda por un importe máximo global de 4.000 millones de euros. El grupo inmobiliario que controla y preside Luis Portillo no ha decidido aún si realizará o no alguna de estas operaciones. Colonial justifica esta medida en la "necesidad de disponer de una mayor agilidad y flexibilidad en la captación de recursos financieros que le permita reaccionar con agilidad en la obtención de fondos en los mercados primarios de valores para destinarlos a la eficaz gestión del interés social" de la empresa.
Con la aprobación de la medida por parte de la junta, el grupo inmobiliario asegura que su consejo "contaría con un instrumento eficaz en este sentido", según consta en el orden del día de la junta. La compañía de Portillo toma esta medida coincidiendo con el actual contexto de dificultades en el sector financiero por las turbulencias de los mercados y la subida de los tipos de interés. En concreto, la inmobiliaria pedirá a la asamblea autorización para dos distintas emisiones de títulos de deuda. Por su lado, demanda permiso para, en su caso, realizar una emisión o emisiones de bonos u obligaciones simples y otros valores de renta fija por un importe máximo de 2.000 millones de euros. En paralelo, pedirá permiso para eventualmente emitir obligaciones y bonos canjeables o convertibles por un máximo de 2.000 millones de euros.