Colonial se deja más del 4% en el mercado durante los primeros minutos de negociación y se convierte en el valor más penalizado del selectivo. La venta de la participación del 6.4% que Reyal Urbis tenía en la compañía al empresario José Ramón Carabaote, no parecer tener buena acogida entre sus inversores que deshacen posiciones a un ritmo más vertiginoso que el de ayer, cuando se conoció la noticia.
La compañía que preside Luis Portillo ha comenzado la sesión en el mismo precio al que acordaron Reyal y Carabante transmitirse la participación en la empresa. Sin embargo, los títulos han comenzado a bajar hasta alcanzar los 3.74 euros como nivel más bajo de la sesión. El empresario José Ramón Carabante acordó ayer la compradel 6,4% del capital social de Colonial que actualmente tiene Reyal Urbis a un precio de 4 euros por acción, lo que eleva la operación a 352,09 millones de euros. En virtud de esta transacción, Reyal Urbis saldría del capital de Colonial, mientras que, Carabante elevaría hasta el 11,4% la participación del 5,055% que ya tenía en este grupo inmobiliario controlado y presidido por Luis Portillo. Disputa por la posición de segundo accionista De esta forma, Carabante disputará la posición de segundo accionista de referencia de Colonial con la también inmobiliaria Nozar, que tiene un 11,47% del accionariado. Luis Portillo es el primer socio de Colonial con un 37,74% de su capital, en el que también están presentes Alicia Koplowitz (8,91%) y el empresario inmobiliario Aurelio González (5,2%).