Colonial celebra hoy martes su junta general de accionistas, la primera después de que la inmobiliaria quedara controlada en un 82% por sus bancos acreedores en virtud del acuerdo de refinanciación de la deuda de 4.800 millones alcanzado el pasado mes de febrero.

La asamblea ratificará la nueva estructura de capital y de negocio con que contará el grupo inmobiliario merced a los acuerdos firmados con sus bancos.

Así, Colonial segregará el negocio de suelo y promoción, además de su filial Riofisa, en una nueva filial denominada Colren, con el fin de centrarse en su tradicional actividad de explotación en régimen de alquiler de su cartera de edificios de oficinas de Madrid, Barcelona y París.