Las agujas del reloj se están acelerando para Codere y es que la empresa del juego debe hacer frente al pago de 10 millones de euros en cupones este domingo, correspondientes a una emisión de 300 millones de dólares. Este pago se debió realizar el 15 de agosto, pero sin embargo, agarrándose a una cláusula, la empresa consiguió una demora de 30 días. Esta prórroga ya la adoptó el 15 de junio de este año y le supuso una calificación de “impago selectivo” por parte de la agencia de Standard & Poor’s.


El problema no es el pago de 10 millones de euros, de hecho los tiene en liquidez… el verdadero problema es que los bancos, con los que tenía la línea de crédito a punto de vencer cortaron el riego del dinero y dieron la posibilidad a Codere de vender esa línea de crédito a dos hedge funds, GSO y Canyon, . En ese contrato de traspaso a los fondos de inversión se establece que previamente al pago del cupón, la empresa debe hacer frente del dinero usado, que actualmente asciende a 60 millones de euros.

Esos 60 millones de euros actualmente no los tiene por lo que no podría hacer frente. De este modo, la empresa de la familia Sampedro, sólo puede apostar por jugar estas cuatro cartas:

- Negociar con los bonistas un nuevo aplazamiento en el pago de sus cupones.
- Pacto con los hedge funds una restructuración de esa deuda.
- La entrada de un nuevo hedge fund, que les aporte liquidez de manera inmediata.
- La venta de un activo, antes del domingo (opción más improbable).

Si la empresa no cumple con su compromiso con los bonistas, automáticamente, los 985 millones de euros en bonos que figuran en el pasivo se convertirían en exigibles. La misma empresa ha manifestado que si no consiguen liquidez a corto plazo existiría una “incertidumbre significativa” sobre la viabilidad del negocio en el corto plazo.

Ante este escenario… ¿Logrará Codere pagar los cupones antes de domingo?, Si no paga… ¿Podría sacar un as bajo la manga para burlar la situación?

“Estas son las cuestiones y en vuestra mano quedan las resoluciones”