El grupo de juegos de azar Codere no descarta adquirir compañías para seguir creciendo, principalmente, en mercados como el español y el italiano, en los que el grado de atomización del sector hace que se presenten las oportunidades de inversión más atractivas. Así lo han explicado el presidente y consejero delegado de la compañía, José Antonio Martínez, y el director general, Roberto Gray, que desgranaron los detalles de la salida a bolsa de Codere el próximo 25 de octubre que será la sexta salida al mercado del año y se convertirá en la primera compañía de juegos de azar en cotizar en España.
Ambos directivos señalaron que, pese a la volatilidad que domina los mercados, han mantenido su intención de salir a bolsa porque las firmas de juego que cotizan en otros países ya han recuperado los niveles de antes del verano. Martínez aseguró que la compañía siempre ha querido ser "pública" porque, subrayó, que cotizar en bolsa supone unas exigencias de transparencia que la beneficiará a la hora de obtener licencias y hacer negocios con los Estados. La operación está destinada únicamente a inversores institucionales, se materializará a través de una oferta pública de venta y una oferta pública de suscripción (ops) con las que colará en el mercado más de 11 millones de acciones, el 25% de su capital, a un precio que oscilará entre 21 y 26 euros. Según los responsables de la compañía, el dinero que capten a través de la ops se invertirá en México y se destinará a afrontar los pagos de la compra del 49% de ICELA y a la adquisición de la participación de un accionista minoritario en las distintas filiales en las que está presente Codere México, principalmente en CTH y CIMSA. El objetivo de la compañía, agregó, es mantener sus calificaciones crediticias, lo que no significa que no pueda aumentar la deuda, siempre y cuando se mantenga en su actual proporción respecto al EBITDA (resultado bruto de explotación). Además destacó que Codere estará abierta a nuevas compras, siempre y cuando se presente oportunidades atractivas, lo que principalmente puede ocurrir en España e Italia, dado el grado de atomización del sector, y en menor medida en Latinoamérica, porque allí las posibilidades de crecimiento orgánico son mayores. En este sentido, Martínez explicó que mientras en España los tres operadores principales del sector concentran el 19% del mercado, en países como el Reino Unido, este proporción se eleva al 60%. Respecto a las previsiones de beneficio que manejan para los próximos ejercicios, señalaron que gran parte del crecimiento estará sustentado en un aumento de los ingresos, del 20% al año; así como en una reestructuración fiscal, por la que las filiales asumirán parte de la deuda de la central. Respecto a la política de retribución al accionista, ambos directivos explicaron que no sería lógico repartir dividendos mientras se está en "fase de crecimiento", y apuntaron que el dividendo está justificado cuando una compañía no es capaz de superar la rentabilidad media del mercado.