Tras conseguir mantenerse en el ranking de las compañías a nivel mundial más admiradas, Coca-Cola trata de hacer valor en acciones lo que su RSC se esfuerza por consolidar cada día –aunque sea a golpe de talonario-. Sus títulos, aupados por encima de los 70 dólares, presentan una tendencia al alza evidente y van ya camino de su máximo histórico alcanzado en 1998. No importa la caída del beneficio. Asia centra ahora todas sus expectativas y, por supuesto, Londres. Qué sería ‘vivir’ el deporte sin un sponsor como el gigante de los refrescos con gas...
 
Los costes de las materias primas han llevado por el camino de la amargura a la compañía. Todo un lastre el año pasado que se suma a la adquisición de su embotelladora estadounidense, con cuenta claro está a las cuentas de 2011, que ha provocado una caída en su beneficio del 27, 4% menos, estos es 8.572 millones de dólares a cierre de diciembre en lugar de los 11.809 millones del año anterior.

No obstante, la semana pasada Coca-Cola puso sobre la mesa 2.750 millones de deuda en bonos con diferentes vencimientos de los que 1.000 millones tiene su fecha de expiración fijada para 2014, otros 1.000, en 2015 y los 750 millones restantes de cara al año 2018. El saneamiento de la compañía viene acompañado asimismo del intento por reducir “800.000 millones de dólares en costes de materias primas”, afirma Juan José Alonso, analista de Dracon Partners EAFI, que apunta también a la presencia de la misma en “eventos deportivos” tales como la Eurocopa pasada y los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Es por ello que desde la EAFI identifican un claro potencial alcista de la compañía. En el último año, Coca-Cola se ha revalorizado en las sienes de Wall Street cerca del 10% con unos títulos que se encuentran por encima de los 71 dólares. En esta línea, Eduardo Faus, analista de Renta 4 Banco, resalta un movimiento que apunta a la “aparente libertad del precio hacia niveles de máximos del año 1998 en 90 dólares”. Faus se basa en la ruptura que realizó el valor hace meses de “máximos marcados en 2008 tras superar el 62% del movimiento bajista iniciado en ese año.”




“El viernes asistimos al cierre en Coca-Cola más alto desde el año 1998 y por encima de los cierres semanales de 2011. Los indicadores técnicos semanales sugieren una extensión del movimiento alcista en los próximos meses”, confirma el analista.



La imagen acompaña a Coca-Cola teniendo en cuenta que es la cuarta compañía más admirada del mundo, según un informe elaborado por la revista Fortune (muy visitada últimamente por el señor Botín). De cara a 2013, se estima que sus beneficios superen los 9.500 millones de dólares con un DPA del 2,1 y un pay out que se prevé se mantenga como el actual, esto es, rondando el 50%.

Ahora, la estrategia de Coca-Cola se centra en Asia de la mano de un incremento considerable de la inversión en el continente del sol naciente para este mismo ejercicio. El objetivo es, según el rotativo China Daily, convertir a la potencia asiática en su mayor mercado de ventas.

A más corto plazo, desde Ideas de Trading, Daniel García recomienda estar atentos a la resistencia “en la zona de los 71,87 dólares” puesto que si la superase, “zona podría alcanzar la zona marcada en los 75-77 dólares. Por abajo atentos si pierde la directriz más próxima porque podría volver al soporte de los 64,74 dólares.”