Coca-Cola  alcanzó un acuerdo para adquirir las operaciones en América del Norte de Coca-Cola Enterprises Inc. (CCE) mediante una transacción valorizada en cerca de 12.170 millones de dólares en efectivo y deuda, excluida la participación de 34% de la fabricante de refrescos en la embotelladora. Con la operación, Coca-Cola busca ganar más control en los procesos de manufactura y distribución.  Como parte del acuerdo, Coca-Cola Enterprises acordó en principio comprar las embotelladoras de Coca-Cola en Noruega y Suecia, y obtener el derecho de adquirir la embotelladora alemana.