El director general de Citroën España, Alfredo Vila, solicitó hoy al Gobierno que prorrogue el programa de ayudas directas a la compra de automóviles, Plan 2000E, durante lo que resta de año con una dotación presupuestaria adicional de cien millones de euros.

El directivo afirmó que el fin de este programa de ayudas, que se prevé que se agote antes del próximo mes de junio, y la subida de dos puntos porcentuales del IVA (que se producirá el 1 de julio) tendrán un efecto negativo sobre la industria del automóvil, que verá como se reducen las ventas previstas en 150.000 unidades durante el segundo semestre de 2010 y podría perder entre 10.000 y 15.000 empleos en los puntos de venta por este motivo.