El valor del 45% de YPF del que Repsol quiere desprenderse a través de la colocación en bolsa del 20% y de la venta a un grupo argentino del 25% oscila entre 9.900 y 12.100 millones de dólares (6.780 y 8.280 millones de euros), según un informe de Citigroup. Esta horquilla de precios es muy parecida a la que maneja la propia Repsol, que cifra entre 10.000 y 12.000 millones de dólares (6.849 y 8.219 millones de euros) el valor de la desinversión. La entidad estadounidense considera que uno de los principales riesgos para la operación radica en que el principal candidato a la compra, Enrique Eskenazi, no sea capaz de reunir el apoyo financiero necesario. El informe considera que la expectación en torno a la venta parcial de YPF reducirá algunos riesgos relacionados con la cotización de Repsol, ya que las acciones de la petrolera se mantendrán en niveles altos animadas por las expectativas generadas por la venta.