Según hemos conocido en el día de hoy, el rescate que realizó el Tesoro de EEUU a Citigroup en 2008 fue "sorprendentemente ad-hoc".  
Según un informe hecho público por Neil Barofsky, inspector general del plan de emergencia conocido con el nombre de TARP (Troubled Asset Relief Program) "a pesar de que había un amplio consenso de que Citrigroup Inc era demasiado grande para permitir que quebrara, ese consenso parecía basarse más en propio instinto y miedo a lo desconocido que en cualquier otro criterio objetivo. La conclusión, a la que llegaron los diferentes administradores por la que Citigroup tenía que ser rescatado, fue increíblemente ad-hoc".

En noviembre de 2008, el Tesoro norteamericano inyectó 20,000 millones de dólares en Citigroup, dentro de un plan de emergencia para evitar su quiebra. Previamente, Citigroup ya había recibido otros 25,000 millones de dólares, en concreto el mes anterior. Esta ayuda animó la cotización del banco con sede en Nueva York, cuya acción, debido a la incertidumbre generalizada sobre todo el sector financiero, había caído por debajo de los 5 dólares y además muchos clientes habían retirado sus fondos de la entidad.

Según el informe conocido en el día de hoy "la ausencia de un criterio objetivo para llegar a esa decisión tan importante genera preocupación sobre cómo tomar decisiones justas y con criterio ante situaciones de riesgo sistémico".

Artículo original en Bloomberg