La firma financiera estadounidense CIT Group, especializada en préstamos a pequeñas y medianas empresas que emergió de la bancarrota a finales de 2009 tras haberse acogido a la protección de la Ley de Quiebras en noviembre, logró reducir sus pérdidas anuales un 99,8% respecto a 2008, hasta 3,8 millones de dólares (2,75 millones de euros), aunque se vio forzada a provisionar 2.660,8 millones de dólares (1.931 millones de euros), más del doble que el año anterior.