El grupo financiero estadounidense, que atraviesa graves problemas económicos,se está planteando la posibilidad de desprenderse de varios de sus activos para hacer caja. En concreto, estaría preparando la venta de sus unidades de financiación para aviones y para trenes, indica The Wall Street Journal citando a fuentes cercanas al proceso. De acuerdo con el rotativo, la firma habría sido contactada por Berkshire Hathaway y Leucadia National para mostrar su interés por comprar negocios de la compañía, aunque ha rechazado sus ofertas por ser demasiado bajas.