Chrysler Group piensa comenzar la producción de prueba de su coche, de pequeñas dimensiones, en la segunda mitad de este año, para activar los requerimientos del gobierno de Estados Unidos para incrementar la participación de Fiat.


“Las herramientas para confeccionar los pequeños automóviles de la marca Dodge entran en la planta de montaje en agosto”, especificó Fred Goedtel, jefe de operaciones de montaje de Chrysler, en una entrevista que recoge Bloomberg.

“Comenzaremos el coche piloto en otoño”, empezando la producción oficial “en algún momento” del primer trimestre, sin querer aclarar la fecha exacta.

“El diseño de este coche, con el que Chrysler espera llegar al final de la propiedad del gobierno, ya está hecho”, contó Ralph Gilles, director de diseño de Chrysler, quien añadió que “la compañía está realmente centrada en ello”.

Fiat, la sexta automovilística del mundo, está consolidando su control sobre Chrysler. La automotriz italiana está comprando la participación final al Departamento del Tesoro de Estados Unidos del fabricante estadounidense. Ésto se lleva a cabo como parte de la reorganización empresarial de Chrysler tras la bancarrota que sufrió en 2009.

Esta compra aumentará la participación de Fiat hasta el 52%. Su acuerdo con Estados Unidos y Canadá permitió a Fiat ganar hasta un 35% de Chrysler sin tener que pagar en efectivo, a cambio de dar experiencia en gestión y tecnología a Chrysler, además de conseguir distintos objetivos.

“El pequeño automóvil Dodge está basado en la tecnología del Fiat Alfa Romeo”, tal y como apuntó Sergio Marchionne, director ejecutivo de estos fabricantes.

En la Bolsa de Milán, bajó en un 1,16% su cotización, hasta 5,12 euros.