El Departamento del Tesoro estadounidense indicó anoche que proporcionó otros 757 millones de dólares al fabricante automotor Chrysler, que se acogió a la ley de quiebras. El pago, fechado el 20 de marzo, fue hecho público en el último reporte de transacciones del uso de los 700.000 millones de dólares del Programa de Rescate de Activos Dudosos (TARP), un plan de estabilidad financiera votado por el Congreso en octubre. Como parte de sus esfuerzos por reactivar la industria automotriz estadounidense, el gobierno ha provisto un total de 8.580 millones de dólares entre enero y mayo a Chrysler Holding, antes de su acogida a la ley de quiebras el 30 de abril, y a Chrysler después de esta acción. El Tesoro también prestó 1.500 millones de dólares en enero a Chrysler Financial Services, el departamento de créditos de la compañía.