El Grupo Chrysler anunció que invertirá 450 millones de dólares en la planta de motores de Kenosha (EEUU) para la producción de la nueva familia de motores en V6 "Phoenix". La factoría empezará a recibir nuevo equipamiento para producir estos motores, con un consumo de combustible más reducido que los actuales fabricados por la empresa, a partir de junio del 2010. Kenosha, situada en el estado de Wisconsin, empezará la producción en enero de 2011. En la actualidad, Kenosha produce desde 1997 los motores de 2,7 litros en V6 que equipan los vehículos del grupo. La factoría también produce motores de 3,5 litros en V6.