El consorcio automovilístico estadounidense Chrysler, compuesto por las marcas Jeep, Chrysler y Dodge, cerrará 789 concesionarios en Estados Unidos, que representan el 25% de su red comercial, según contempla el plan presentado hoy por la compañía al Tribunal de Quiebras de Estados Unidos que recoge `CNN´. En la actualidad, la corporación con sede en Auburn Hills, en el Estado de Michigan, cuenta con una red formada por 3.181 puntos de venta en Estados Unidos. La firma señaló, en este documento, que el 90% de sus ventas en el país están concentradas en la mitad de sus puntos de venta.