China se convirtió el pasado año en el primer fabricante de vehículos del mundo, con una producción de 13,79 millones de unidades y un crecimiento del 48,3% en relación con 2008, según datos de la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA) a los que tuvo acceso Europa Press. España, pese a reducir su producción de vehículos un 14,6%, conservó la octava posición.