China anunció un refuerzo de los controles de las transacciones comerciales para evitar el flujo de capitales especulativos en el país, en un comunicado difundido por dos agencias estatales y un ministerio. A partir del 14 de julio los exportadores deberán colocar sus divisas en cuentas especiales durante el tiempo necesario para auditar las transacciones, antes de poder solicitar su conversión en yuanes. El nuevo sistema pretende 'mejorar la supervisión de flujos de capitales transfronterizos y de verificaciones sobre la autenticidad de las transacciones comerciales y de pagos de las divisas', indicó el ministerio de Comercio, Administración de Cambios y Aduanas.