China señaló el viernes que está dispuesta a comprar hasta 50.000 millones de dólares en bonos emitidos por el Fondo Monetario Internacional. La compra formaría parte de un acuerdo alcanzado anteriormente en el año por las mayores economías del mundo para aumentar el nivel de recursos con que cuenta la entidad para combatir las crisis financieras global. El comunicado de un funcionario de la Administración Estatal Cambiaria es la primera señal oficial del monto que China podría inyectar al FMI. Japan ya otorgó un préstamo de 100.000 millones al FMI, y Estados Unidos y Europa han prometido cantidades similares. El ministro de finanzas de Rusia dijo la semana pasada que su país está considerando comprar hasta 10.000 millones en bonos del FMI, cifra que también ha sido mencionada por funcionarios de India. El FMI nunca antes ha vendido bonos, pero funcionarios de la institución han estado trabajando en la propuesta durante los últimos meses.