El Banco Central Chino ha decidido anular los límites de tipos en los préstamos bancarios. A partir de ahora, serán las propias entidades, y no el estado, quienes fijarán los tipos de interés.

China parece reaccionar así a una situación que viene mostrando la ralentización de su economía.

El efecto en el resto de bolsas ha sido positivo, aunque Europa sigue cayendo a estas horas.