La segunda mayor petrolera de Estados Unidos registró un desplome de sus ganancias del segundo trimestre del año del 71%, hasta los 1.750 millones ó 85 centavos por título. Este resultado ha estado por debajo de los 92 cetavos por acción que habían pronosticado los analistas consultados por Bloomberg.