Un centenar de sindicalistas de CGT impide la entrada al edificio de la Bolsa de Barcelona, situado en el céntrico Paseo de Gracia, en contra de que la crisis económica la paguen los trabajadores. Los manifestantes se quejan de que en los últimos meses se vive una crisis financiera que ha provocado que muchas empresas presenten Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y que muchos trabajadores se queden en paro, y se pueden oír consignas como que "la crisis la paguen los ricos". Con la protesta, CGT quiere hacer un llamamiento a todos los trabajadores para que no sean ellos los que acaben pagando la crisis económica y financiera.