Cementos Molins obtuvo un beneficio neto de 14 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone reducir a la mitad (-53%) el de 29,9 millones del mismo periodo de 2008, informó hoy la compañía. La cifra de negocio sumó de 167 millones entre enero y marzo, un 17,8% menos, que el grupo atribuyó a la negativa evolución del sector en el conjunto de España, que cayó una media del 34%. A escala internacional, Cementos Molins creció un 7%, fundamentalmente por las ventas en Bangladesh y Argentina, que aumentaron un 63% y un 17%, respectivamente, según explicó la cementera.