Cementos Molins obtuvo en 2008 un resultado neto consolidado de 109 millones de euros, un 8 por ciento menos que en el ejercicio anterior. Por su parte, el resultado bruto de explotación (ebitda) de la compañía alcanzó los 221 millones, lo que supone una disminución del 8% respecto a 2007, debido al descenso de la actividad nacional y al aumento de los costes, según ha informado la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La cifra de negocios consolidada ha alcanzado los 805 millones de euros, un 1% menos, en un contexto de difícil situación económica internacional que en España se ha visto agravada por la crisis del sector de la construcción. Cementos Molins ha reducido en un 11% sus ventas en España, mientras que las sociedades extranjeras han registrado un aumento de las ventas del 15%, siendo especialmente bueno el comportamiento en Uruguay y Argentina.