La Confederación Española de Comercio (CEC) se mostró hoy "totalmente en contra" del reciente anuncio del nuevo plan estratégico del BBVA, en el cual la entidad bancaria ha decidido diversificar su oferta hacia productos no financieros, informó la CEC en un comunicado. La CEC, que representa a más de 400.000 pequeños y medianos comerciantes, considera que la intención del BBVA de convertir sus oficinas en tiendas de productos no financieros vendiendo televisores, minicadenas, cristalerías, motocicletas u ordenadores "puede ser tachada de intrusismo profesional y genera competencia desleal".