La Comisión Europea expedientó hoy a España por no haber levantado las condiciones impuestas por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) a la eléctrica alemana E.ON para adquirir Endesa a pesar de que fueron declaradas ilegales por el Ejecutivo comunitario el pasado 26 de septiembre.
Al haber pasado tres semanas sin que el Gobierno actúe, Bruselas ha decidido enviar una carta de emplazamiento, primera fase de un procedimiento de infracción, para exigirle de nuevo que retire los requisitos de la CNE. De manera excepcional, el plazo que se da a las autoridades españolas es de sólo 5 días, en lugar de los dos meses habituales. Si España no retira las condiciones de E.ON, el caso podría acabar ante el Tribunal de Justicia de la UE. "Hemos pedido a las autoridades españolas que respondan en 5 días laborables. Luego tendremos que examinar la respuesta y esperamos que no sea necesario dar el siguiente paso", dijo el portavoz de Competencia, Jonathan Todd, en referencia al recurso ante el Tribunal.