La Comisión Europea admitió hoy que, pese a la multa de 152 millones de euros que impuso en 2007 a Telefónica por cobrar un "precio injusto" por la banda ancha, el coste del acceso a Internet de alta velocidad en España siguen por encima de la media comunitaria. En todo caso, Bruselas explicó que ello no es el resultado de prácticas que vulneren las normas de competencia de la UE y que no ha recibido ninguna denuncia en este sentido.