Los dieciocho cárteles empresariales destapados por la Comisión Europea de 2005 a 2007 han generado unos sobrecostes a los consumidores que Bruselas cifra en 7.600 millones de euros, según los cálculos más conservadores. En la intervención inaugural de la conferencia de la Asociación Internacional de colegios de abogados, la responsable europea de Competencia, Neelie Kroes, explicó que esa cantidad es resultado de evaluar el tamaño de los mercados afectados y la duración de los pactos de precios. En los tres años analizados, la Comisión ha impuesto cuantiosas multas, por ejemplo, a un grupo de fabricantes de ascensores y escaleras mecánicas (992,3 millones de euros en total), a productores de conmutadores eléctricos (750 millones) y de goma sintética (519 millones).