La Federación de Industria de CC.OO. anunció hoy que los compromisos adquiridos con Magna para la reestructuración de Opel quedan suspendidos, a raíz del anuncio de General Motors de cancelar la venta de su filial europea. CC.OO., que ha solicitado una reunión urgente con la dirección de la multinacional para que explique la situación de la empresa, indicó que la decisión de no vender Opel supone un cambio importante en el proceso de negociación, de tal forma que los acuerdos alcanzados quedan sin efecto.