Carrefour ha registrado un beneficio neto de 729 millones de euros en el primer semestre, un 3,3 por ciento más que hace un año, en la parte baja de las previsiones de los analistas, tras un recorte en los precios del mercado francés. A pesar de ello, Carrefour confía en alcanzar sus previsiones para el conjunto del año, con una estimación de crecimiento de las ventas del 6,4 por ciento a tipo de cambio constante. Además, el grupo francés ha anunciado que sacará a bolsa su filial inmobiliaria para financiar parte de la recompra de acciones que tiene prevista.