Carlyle Group y Ashkenazy Acquisition han completado la adquisición del edificio en Manhattan de la calle 650 Madison Avenue por 680 millones de dólares (430 millones de euros). La propiedad está bien posicionada en una de las mejores calles de Manhattan con vistas a Central Park y en la cercanía del barrio de Barney's, según señala la nota.